EL SINDROME TOY STORY



Mucho se ha escrito sobre las secuelas mentales que las películas de la factoria Disney han dejado en los más tiernos cerebros. Todos hemos sufrido el shock traumático Bambi, así que no hay que dar más explicaciones sobre este tema.
Hay un algo sádico en estos dibujitos, hasta  las películas más cómicas tienen la habilidad de tocar ese punto de angustiosa sensibilidad que tenemos oculto en nuestro cerebro...¿o es en el corazón?.
La  trilogia de Toy Story es buenísima en todos los aspectos, me parecen unas películas muy divertidas, pero detrás de la explosión de color se esconde el monstruo de la duda absurda que es muy dañino.
-¿Realmente tienen vida los juguetes?. ¿Se sienten alegres o desgraciados?.¿Será esto algo más que una leyenda urbana?.
-¡Pero que tonteria!, ¡Vaya pensamiento absurdo!.
Esto es lo que pasa por nuestra mente en décimas de segundo después de ver alguna de estas películas.
Después sin proponernoslo empezamos a preguntarnos que habrá sido de esos juguetes que un buen día sin darnos cuenta desaparecieron, por un momento odiamos a nuestras madres" porque no hay que olvidar que las madres tienen la culpa de todo" (frase hecha, no te odio mamá, es ironía... pero ¿donde fue a parar el cine Exin?). Y por último terminamos buscando esas cajas donde guardamos a los más importantes, los juguetes especiales y sentimos un gran alivio al comprobar que siguen ahí con sus ingenuos nombres revueltos como siempre. 


  

Las hermanas Pirluina y Pirulina.


Polito y Conejín, las mascotas de la corte de Noviaprincesa.


Y los cerditos sextillizos y Chiquitina que perdió el pelo y ahora usa gorritos de encaje.


  
Pero los efectos de sufrir el sindrome Toy Story no son solo estos, al transtorno psicológico que provoca la visión de estas películas hay que sumarle el desgaste físico que supone volver a guardar los juguetes intentando que recuperen su color original...




... Bueno, aquí lo dejo que tengo a Nenuca en remojo.

12 comentarios:

Stultifer dijo...

Esos traumas solo los tienen las personas acostumbradas a guardar todo lo que ha rodeado cada momento de su vida. Se llama no evolucionar, vivir del pasado. Menos mal que hay madres que se deshacen del cine exin, de los coches miniatura y de los peluches desgastados.

dina dijo...

Sinceramente , yo desde bien pequeña siempre crei q los juguetes tenían vida propia. De hecho cuando se caian de mi cama y morían yo rápidamente lanzándolos 2 veces al aire los resucitaba....Asiq bien por ti!!que les has dado un cariño bien merecido.

Másdelomismo dijo...

Gudulina, Gudulina!!!!!!

Yo tenía hasta hace bien poco un sofá de mimbre, con arcón en el asiento, donde descansaban mis muñecos... igualito a ese.... lo prometo....

Y mis peluches están en una bolsa cerrada, guardado en el canapé de mi cama... soy incapaz de deshacerme de ellos. No puedo.

Anónimo dijo...

Ja,ja me ha encantado la ultima foto, mi madre cada dos por tres hace colada con los muñecos de mi hermana y mios que ahora tienen mis sobrinos.

Saludos,

Cecilia

Rafagast dijo...

Creeme, existe algo peor que el Sindrome de Toy Story, el Sindrome de abstinencia de los Muppet, hace falta un nuevo Jim Henson, la creatividad en los niños esta agonizando.

Dafne dijo...

jajaja recuerdo muy bien que despues de ver toy story la primera vez yo he de haber tenido unos 6 años quiza y recuerdo que intentaba abrir los ojso x las noches para ver si los juguetes cobraban vidda xD jajaja

despues de ver la tercera, tuve que regresar a mi caja de juguetes (aun conservo algunos) averlos y recordar viejos tiempos!

tienda dolores dijo...

No sabes cómo te entiendo...no lo sabes....

charlotte dijo...

me encanta las hermanas pirluina y pirulina!!!

muxugorri dijo...

¡Hola guapa! Muchas gracias por pasarte por mi blog, apuntarte al sorteo. ¡Un besito!

Reportero de Lluvia dijo...

Totalmente cierto! y si en otra vida fuimos muñecos??

Rafagast dijo...

Si en otra vida fuimos muñecos, yo fui muñeco de vudu

Andrea dijo...

Todos esos muñecos y peluches son tuyos? Ay, que nostalgia :( Ya hace varios años que vivo en España, me encantaría tener algún juguete de mi infancia conmigo... tu historia me ha hecho acordar a este corto (aunque da un pelín de miedito, es muy chulo)

http://www.youtube.com/watch?v=dUH5RnBESgc

Beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Subscribe Now: Feed Icon