VA A SUBIR LA MAREA





El se sabía un camino
que le enseñó una sirena;
caminito de la arena
hacia un jardín submarino.
¡Qué bien que se lo callaba!
¡Y qué bien que se sabía
el camino que llevaba
sus pasos donde él quería!...


Jardines submarinos destruidos por la mano del hombre.


4 comentarios:

tránsito inicial dijo...

Que hermoso el texto,el hombre debería leerlo más a menudo.
besos

MORLA dijo...

aterradoras las imágenes... pero pura realidad. Y no aprendemos...

montse llamas-artsandcats dijo...

Qué pena da perder algo para siempre. Y la poesía lo hace aún más doloroso.

Supongo que el dolor de algunos se aplaca muy fácilmente con dinero.

Kat dijo...

Seguro que llegamos tarde...Que pena.

Saludos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Subscribe Now: Feed Icon